La serigrafía es la técnica más utilizada para impresión de camisetas y otros muchos productos para publicidad, como casi todo el textil promocional (sudaderas, polos, chalecos, parkas, toallas, etc….), las bolsas (tanto de fibras naturales como sintéticas), los paraguas, las carpetas, monederos y billeteros, carteras y porta-documentos, parasoles, etc…
Fuera del mundo publicitario la serigrafía es utilizada de forma artística (algunas de las más conocidos obras de Andy Warhol fueron realizados en serigrafía), para estampado de tejidos a los que luego se les dará los más variados usos, para impresión de indicadores en vehículos, electrodomésticos y todo tipo de máquinas, etc…
También existe otras variantes como la serigrafía circular, con la que se pueden imprimir botes y botellas, bolígrafos, encendedores y muchos otros objetos curvos y es muy poco utilizada en los talleres de serigrafía dedicados a la impresión de artículos publicitarios, y la serigrafía plana, con la que se imprimen láminas, pegatinas,…. En Promología imprimimos los objetos irregulares (no planos) en tampografía.
LA PANTALLA
La base de la serigrafía es un tejido fino y resistente llamado malla tensado sobre un marco de madera o de aluminio al que se denomina pantalla. Dependiendo de la mayor o menor separación de los hilos pasará más o menos tinta, utilizándose mallas muy tupidas para la impresión de caracteres finos, y poco tupidas para la impresión de grandes masas de tinta.
EMULSIONADO
Proceso por el que se impregna la pantalla con la emulsión, un líquido fotosensible que permitirá fijar el diseño a la pantalla. Una vez emulsionada la pantalla debe dejarse secar, bien al aire libre o aplicándole calor suave y constante.
FILMADO
El diseño que queremos imprimir, y que tenemos preparado en el ordenador, se filma, es decir se imprime con una filmadora sobre un film fotográfico especial translúcido. Puede también utilizarse para este proceso acetatos impresos con impresoras láser o de inyección de tinta.
Hay que filmar los colores por separado, es decir, un film para cada color, como también necesitaremos una pantalla por cada color de impresión. Para cada color obtendremos un film en negro y es necesario que sea un negro muy intenso, de opacidad total a la luz.
INSOLADO
El film se coloca encima de la pantalla y se introduce en la insoladora, una máquina que proporciona una gran cantidad de luz durante un tiempo regulable. Queda así expuesta a la luz toda la pantalla excepto las zonas tapadas con nuestro diseño. La emulsión expuesta a la luz se endurece, mientras que la tapada por el diseño, no.
REVELADO
Al someter la pantalla a agua a presión, se desprende la emulsión que no se ha endurecido al estar tapada de la luz por el diseño y este queda marcado en la pantalla. Por ahí podrá pasar la tinta, por el resto de la malla, no.
IMPRESIÓN
La pantalla es colocada en una máquina de impresión. Las hay de muchos tipos, dependiendo del material que queremos imprimir, algunas muy sencillas, artesanales, otras muy complejas y costosas, las automáticas. En Promología

Camiseta impresa a 3 tintas

Serigrafía a 3 tintas sobre camiseta promocional.

utilizamos máquinas manuales para impresión de pequeñas y medianas tiradas (entre 10 y 200 o 300 unidades) y la automática para grandes tiradas. En caso de impresión a más de una tinta, necesitaremos una pantalla para cada color que queramos imprimir, aplicando primero uno, luego otro, etc… Por esto las máquinas de serigrafía textil (no así las de serigrafía plana y circular) giran, tanto la zona en donde se colocan las prendas como las de las pantallas. Muchas veces hay que darle un secado intermedio entre un color y otro, lo que se hace con una máquina denominada “flash”, que se coloca encima de la prenda y produce un calor fuerte durante pocos segundos, suficientes para que no se emborronen las tintas frescas recién aplicadas.
Una vez colocada y fijada en la máquina ponemos la tinta sobre la superficie de la pantalla. Para camisetas y otros textiles similares de algodón o poliéster utilizamos en Promología dos tipos de tinta esencialmente: de base acuosa, llamada también Laca, o de base no acuosa, denominada Plastisol. La utilización de una u otra depende del criterio del serígrafo, que toma en base a la composición del tejido y el tipo de impresión. La Laca tiene la ventaja de secar con facilidad, incluso sin aplicarle calor puede dar secado al aire y el inconveniente de que tiende a secarse durante el proceso de impresión, sobre todo en momentos de altas temperaturas ambientales, provocando a veces problemas. El plastisol, para que emulsione, hay que pasarlo por un horno a 165º de temperatura durante al menos dos minutos. Si no se hace el proceso correctamente la tinta, que aparentemente luce bien y no manchará al tacto, se irá luego con los lavados. Hay tintas especiales para el tejido que se utiliza en los paraguas, para productos promocionales de polipropileno (como carpetas), para vidrio y cerámica, etc… El correcto uso de las tintas es una de las cosas más difíciles del oficio de serigrafista y de él depende en gran medida el éxito o fracaso de un trabajo sobre un artículo promocional.
El siguiente paso es aplicar la tinta sobre la camiseta. Se coloca esta extendida sobre una tabla, la pantalla encima, a un par de milímetros de distancia. Con una racleta se arrastra la tinta sobre la maya, presionando; la zona de la emulsión endurecida la tinta no puede ser traspasada por ella, sin embargo si se traspasa en la zona en donde hemos sacado la emulsión no endurecida, depositándose la tinta sobre la camiseta con exactamente la misma forma que el diseño filmado.
Luego, al menos en Promología, se pasa por el horno (un artilugio entre 4 y 10 metros de largo por cuyo interior discurre una cinta transportadora, cuya velocidad y temperatura pueden ser reguladas). La camiseta promocional ya está lista para ser embalada.

Prohibida la reproducción total o parcial sin permiso. © Promología ®

Desarrollado por Hacermiweb